"Apoyo para las trabajadoras domésticas"

El Diario NY

El Presidente de la Asamblea del estado de Nueva York, Sheldon Silver, tiene el poder de llevar a debate al piso de la asamblea para que se apruebe un proyecto de ley de derechos de trabajadores. El tiene que hacerlo en esta sesión legislativa.

En Nueva York y en toda la nación, las empleadas domésticas están unidas por los derechos básicos que otros dan por sentados. Muchas se encuentran mal pagadas y maltratadas por empleadores abusivos y sin la protección prevista a otros trabajadores bajo las leyes estatales y federales. La Ley Nacional de Relaciones Laborales, por ejemplo, excluye a las empleadas domésticas.

En la zona metropolitana de Nueva York hay 200,000 trabajadoras domésticas. Muchas son inmigrantes de Latinoamérica y el Caribe y que se trabajan cuidando niños y ancianos. Su trabajo le permite a los profesionales poder seguir siendo productivos en los sectores sobre los que la ciudad depende. De allí el tema de una marcha sucedida recientemente en la parte alta del Este de Manhattan: “Donde vive Wall Street y trabajan las empleadas domésticas”.

El proyecto de ley de Derechos de Las Trabajadoras Domésticas, que se ha estado trabajando durante cinco años, actualmente se encuentra en comités de la Asamblea y en el Senado Estatal. El proyecto de ley aborda, entre otros temas, beneficios de salud, vacaciones pagas, pago de horas extras y aumento de salario acorde al aumento del costo de la vida.

Mientras la crisis económica ha escalada, la principal organización de defensa Trabajadoras Domésticas Unidos, dice que las quejas de las empleadas domésticas han aumentado drásticamente. Se reporta que más y más están siendo despedidas sin previo aviso, que se les pide que hagan doble función por el mismo salario o que hagan la misma carga de trabajo en menos tiempo. A otras se les pide que hagan trabajo adicional para otras familias por un solo salario.

Algunos legisladores piensan que estas empleadas deben asumir una negociación colectiva en lugar de impulsar un proyecto de ley de derechos laborales. Esto niega las condiciones laborales en las que las mujeres trabajan principalmente aisladas en viviendas particulares repartidas por toda la ciudad.

También hay preocupación que el proyecto de ley se vea reducido. No debería serlo. Por mucho tiempo, las empleadas domésticas en este país se han quedado sin los derechos básicos que tienen otros trabajadores. Por lo tanto es hora que la legislatura estatal y el gobernador David Paterson apruebe el proyecto de ley.

Visite El Artículo Original

FaLang translation system by Faboba